miércoles, 22 de agosto de 2012

El Castillo Ambulante – El Steampunk en el anime y la literatura.


Y aunque haga calor, aquí seguimos. Retomamos  el trabajo de difundir la palabra del Steampunk. Y qué mejor manera que haciendo reseña a un libro que mezcla: una realidad alternativa; con ciertos toques de magia; junto con una maquinaria prácticamente imposible.


                Se trata de tal y como lo conocemos aquí en España “El Castillo Ambulante”, o en su versión original “Howl’s Moving Castle”, obra de la ya desaparecida Diana Wyne Jones (16 de Agosto 1934 – 26 Marzo 2011), publicada por primera vez 1986, aunque no fue hasta muchos años después, cuando Estudio Ghibli (La princesa Mononoke, El Viaje de Chihiro…) decidió realizar su adaptación al mundo del anime.
                Es quizá en esta última versión (la película), donde se perciben mayores detalles de una tecnología futurista en una época pasada. Podemos encontrar: desde aeronaves de un solo pasajero, donde el piloto va de pie y las conduce con un timón; hasta grandes aviones que se desplazan imitando el aleteo de los pájaros.
                Pero sin duda, la obra más maravillosa y a la vez estrambótica, es el objeto que da nombre a la obra: El Castillo de Howl.
                Primeramente no hay que imaginarse el castillo como una gigantesca vivienda de ladrillos, con sus torres y sus almenas; todo lo contrario. Por fuera es un amasijo de basura, de aviones, de vigas, de piezas metálicas, sostenido por unas patas (semejantes a las de los pollos), que hacen que el castillo pueda moverse.
                ¿Y en el interior nos encontraremos toda esa montaña de deshechos?
                Pues no. El interior es el de una casa normal, con su salón, sus habitaciones, sus cuartos de baños y una puerta mágica, que hace que según el color que tenga su cerradura aparezca la casa (ojo solo el interior de la casa, no todo el castillo), en un lugar u otro.       
¿Y qué es lo que hace que este castillo pueda sostenerse y moverse?
                Pues un demonio, llamado Calcifer, que vive en la chimenea del interior. Él es el encargado de calentar el agua y hacer que todo funcione.
                Sobre el argumento de la historia, hay ciertas diferencias entre el libro y la película, pues en esta última hay ciertos aspectos que se omiten (no vamos a entrar en la discusión de cual de ambos es mejor, porque las dos son muy buenas).
                Todo centra en la guerra que existe entre “El Reino” (solo se nombran algunas ciudades, como Porthaven, o Kingsbury, la capítal); y “El país enemigo”.
                En mitad del conflicto “La Bruja del Páramo”, lanza un encantamiento a Sophie, una joven dependienta de una tienda de sombreros, y la envejece. Esta sale en su búsqueda para que rompa la maldición, hasta que da con el castillo de Howl, un mago famoso en su pueblo (y creo que más allá) por comerse el corazón de la chicas bonitas. Allí hace un trato con Calcifer, el demonio del fuego, que vive preso por un contrato que hizo con Howl. Este le promete que si ella le ayuda a liberarse, él le liberará de su maldición…
Y si siguiese contando más ya sería spoiler, así que mejor os dejo que la veáis, no sin antes mostraros el tráiler.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada