miércoles, 1 de agosto de 2012

¿Existe la literatura Steampunk?


El steampunk es un movimiento relativamente reciente en el mundo hispano y la literatura steampunk propiamente dicha parece no acabar de surgir del todo, aunque desde finales de 2011 parece estar haciendo esfuerzos por lograrlo en territorio de España.
Sin embargo, esto no quiere que no existan obras centradas, o autores interesados, en ambientarse en este movimiento. Pero sí es cierto que, de momento, para dar con ellas aún tenemos que escarbar un poco dentro del género del fantástico.

Es imprescindible mencionar el universo creado por Eduardo Vaquerizo. Aunque quizá más conocido por su novela La última noche de Hipatia, ya en 2005 fue finalista al Premio Minotauro con Danza de Tinieblas. Quien sea aficionado a la ciencia ficción y conozca Pavana, de Keith Roberts, encontrará cierta influencia de planteamiento en Danza de Tinieblas, ya que ambas historias parten de un regicidio temprano para crear todo un ucrónico mundo nuevo. Aunque, si en la obra inglesa la sufrida reina asesinada era Elizabeth I, en Danza de Tinieblas el turno le tocará a Felipe II en 1571, provocando cambios como un adelanto significativo en la tecnología nacional. Además, el Imperio español continúa en pie aún en el siglo XX, en 1927, y ni los moriscos ni los judíos fueron expulsados, con lo que España sigue manteniendo un clima social propio del medioevo. De todas las obras que hoy podemos llamar Steampunk, sin duda este universo es el más destacable, no solo por abarcar novelas y relatos, sino también por su profundidad y por su llamativa estética.
Otra obra destacada por su total libertad creativa (combinando perfectamente Historia, fantasía, terror, ciencia ficción, espionaje y mitología) es El secreto de los dioses olvidados, de Rafael González. En esta ucronía, en cambio, el punto de partida surge de la victoria de Alemania en la I Guerra Mundial, la Gran Guerra, conformando un más que inquietante mapa de Europa, casi totalmente dominado por el Imperio Germano-Ruso. Sin embargo, en un clima de tensión creciente entre vencedores y vencidos, imperialistas y bolcheviques, eruditos especializados en la leyenda de la Atlántida hacen un gran descubrimiento en secreto.
En 2010, nos topamos con una novela declarada por su autor como claro homenaje a De la Tierra a la Luna, de Julio Verne. De hecho, en Los relojes de Alestes, Víctor Conde cuenta una historia paralela a aquella, ambientada en la Europa de entreguerras poco después del viaje a la Luna del Gun Club. En este caso, una rica aristócrata invierte su fortuna en financiar un nuevo viaje para que el Reino de Prusia pueda excavar el corazón de la Luna en busca del oro que le ayude a financiar su inminente guerra con el Imperio Otomano.
En cuanto a Víctor Conde, cabe decir que es todo un escritor steampunker, que hace que el alternativo mundo del XIX tenga mucha influencia en su obra. Como prueba de ello, sirva también su reciente publicación, Hija de lobos, ambientada en España y recuperando al hombre-lobo más clásico.
Ya en 2011, podemos catalogar también como steampunk la que resultó ser una de las mejores novelas del año: la primera novela de Jesús Cañadas, El Baile de los Secretos.
Llegados a este punto, merece la pena llamar la atención a la gran labor que la editorial AJEC y su editor Raúl Gonzálvez hacen en este mundillo. Se trata, sin duda, de la editorial española más interesada en difundir la novela steampunk, sea nacional o extranjera. De hecho, de las obras antes mencionadas, las últimas tres fueron publicadas por esta editorial. Y merece la pena también citar la obra escrita por Daniel Mares y publicada también por AJEC en 2011: Los horrores del escalpelo. Esta enorme novela sitúa al ingeniero Leonardo Torres Quesada en el Londres de Jack the Ripper. Una historia totalmente steampunk, repleta de autómatas, freak shows, bandas callejeras y misterios por resolver.
Y en 2012, fue Félix J. Palma quien causó sensación entre steampunkers y lectores en general con la publicación de la segunda parte de La Trilogía Victoriana, titulada El Mapa del Cielo, y continuación de las evocadoras historias del universo alternativo que inició con El Mapa del Tiempo, con la que ganó el XL Premio de novela Ateneo de Sevilla. De esta obra destaca el homenaje continuo que resulta a las historias decimonónicas que nos apasionan: Verne, Wells, Poe, Conan Doyle… En ella, Palma trae a la realidad muchos de los planteamientos y espíritu original de estas obras y hace protagonistas de ellas a sus propios autores. Ambas novelas están escritas en formato folletinesco y enganchan totalmente desde el primer momento, sin decepcionan a nadie.
Respecto a Félix J. Palma, merece la pena hacerle mención también como antologador. En este papel ha logrado unir a un grupo de varios autores consagrados de las letras españolas (como Fernando Marías, Óscar Esquivias o Care Santos) para sacar a la luz la primera antología retrofuturista de España titulada por la editorial Fábulas de Albión como Steampunk. Antología Retrofuturista.
Como mención sudamericana, por supuesto, la novela del chileno Sergio Meier, La segunda Enciclopedia de Tlön, una novela de universos paralelos con clara referencia a la obra de Borges.

En conclusión, a pesar de no contar con la presencia en la literatura general que nos gustaría que tuviese, cada vez surgen más autores interesados en crear nuevos mundos steampunk, ya sean steampunkers o no, noveles o consagrados.
De hecho, así lo demuestran tanto la creciente lista que acabamos de mencionar, como la respuesta entusiasta que tienen entre tantos autores las frecuentes convocatorias y concursos llevadas a cabo en el entorno steampunk español.
Y, por supuesto, la mayor demostración de este interés se hace patente tanto en la participación como en el interés que autores y lectores mantienen en torno a la primera antología steampunk escrita íntegramente en español como proyecto conjunto entre España y América: Ácronos. De hecho, cuatro de los autores antes mencionados formarán parte de ella.
Nacida como proyecto de colaboración entre España e Hispanoamérica, verá la luz en otoño (si todo va bien) y, sin duda, abrirá el camino a nuevos proyectos de colaboración que ya estamos deseosos de llevar a cabo para que la literatura steampunk siga creciendo cada vez más en nuestro idioma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada